Violencia sexual

Si eres víctima de violencia sexual es muy importante conseguir  apoyo para ayudarte a entender y enfrentar lo que ha ocurrido.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud OMS,  la violencia es el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte.

Debido a los roles tradicionales de género y a las desigualdades existentes entre mujeres y hombres, es común que las mujeres sufran violencia por el simple hecho de serlo, a este tipo de violencia se le llama violencia de género o violencia contra las mujeres. Y según la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia se trata de cualquier acto basado en su género, que les cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte, tanto en el ámbito privado como en el público.

Hay diferentes tipos de violencia, pero todos tienen una cosa en común, nunca es culpa de la persona que está siendo abusada.

 La violencia emocional o psicológica es a menudo más difícil de detectar que la física, pero puede ser igual perjudicial para los que están siendo abusados, y hay ayuda disponible. Incluye cualquier forma de intimidación o bullyng, cualquier cosa que te hace sentir asustado o en peligro, o que te hace sentir como si no vales nada o no querido. Los insultos, las denostaciones, el control, los celos o  prohibirte tener amigos o hacer cosas que te gusten son ejemplos de este tipo de violencia.

Hombre sujeta a mujer que tiene letreros de palabras denigrantes

La violencia física es cuando alguien te causa algún daño no accidental, usando la fuerza física o algún tipo de arma u objeto puede provocar o no lesiones internas o externas.

La violencia sexual se trata de un acto sexual realizado a una persona sin su consentimiento. Incluye todos los actos de carácter sexual que se realizan sin consentimiento, no es necesario que lleguen a la penetración, los tocamientos o besos a la fuerza son también violencia sexual.

Este tipo de violencia incluye  realizar actos sexuales a las personas mientras duermen, presionar a alguien a tener una relación sexual (aunque no implique penetración)en contra de su voluntad, forzar o manipular a alguien a presenciar o participar en actos sexuales. Su manifestación más grave es la violación que implica la penetración de la vagina, el ano o la boca, sin consentimiento y tiene graves consecuencias sobre la salud emocional y a veces física de la víctima.

Si necesitas interrumpir un embarazo producto de una violación, no estás sola.  en las Clínicas ILE te ofrecerán el acompañamiento y la discreción que buscas. Encuentra la Clínica ILE  más cercana y agenda una cita inmediata.

Es muy común que las personas que abusan sexualmente de otra persona la amenacen con cosas como”Te haré daño si le dices a alguien”. Esta es la forma en que el abusador tratar de asustar y controlar a la otra persona para que mantenga el abuso en secreto, y de esta forma no los descubran.

Ilustración de mujer  siendo atacada sexualmente

El agresor sexual no tiene por que ser un extraño, a menudo, un abusador puede ser un padre o padrastro, tu pareja, alguien que conoces y en quien confías o alguien mayor o más fuerte que ejerce poder sobre ti.

Por desgracia, las relaciones abusivas no mejoran por sí solas, de hecho, a menudo empeoran con el tiempo.

Si eres es víctima de abuso, o han sido objeto de abusos en el pasado, es muy importante que hables con alguien de ello para que pueda obtener algo de ayuda. Existen diversas organizaciones públicas y privadas que pueden ayudarte. En el siguiente enlace podrás encontrar organizaciones que ofrecen apoyo psicológico en casos de abuso sexual.

Una forma sutil de violencia sexual es el acoso sexual que se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad de connotación lasciva. Engloba muchos comportamientos que pueden ser comentarios, gestos o alguna atención de carácter sexual y normalmente tiene el objetivo de hacer daño, ofender o intimidar a la otra persona. Este tipo de acoso se suele centrar en cosas como la apariencia de la persona, partes de su cuerpo o su orientación sexual. Es muy común que se de en espacios públicos como la escuela. Si quieres conocer más sobre este tipo de acoso y como evitarlo descarga la Guía sobre acoso sexual en el ámbito educativo.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.