Guía contra el Acoso Sexual escolar, una herramienta útil y práctica

El acoso sexual en la escuela, al igual que la violencia sexual en nuestro país, va en aumento. Las familias, profesorado, alumnado y personal académico deben poder identificarlo a tiempo y, en caso de ser necesario, saber cómo intervenir. Ese es el objetivo de la guía que hoy presentamos, realizada por profesionales de nuestro portal, y que podrás descargar al final de este post.

¿Eres estudiante, profesor, personal educativo, padre o madre de familia? Esto te interesa.

Seguramente has escuchado que la violencia sexual, en todas sus formas, ha ido en aumento en nuestro país. Desafortunadamente, las cifras indican que durante febrero de este año, los delitos sexuales incrementaron 10.6% en comparación con el mismo mes del año pasado. Los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) afirman que las denuncias por abuso, acoso, hostigamiento sexual, violación, incesto y otros delitos sexuales van al alza.

Por desgracia, estos crímenes son tan comunes dentro de la sociedad mexicana que no existe ya un solo espacio de la vida pública en donde no ocurran. Un lugar que más hace sonar las alarmas es el ámbito educativo, uno que por su naturaleza debería ser un sitio seguro, de aprendizaje y donde los niños, niñas y adolescentes puedan convivir sin que se vea menoscabada su integridad.

Nuestra guía inédita “Acoso sexual en el ámbito educativo”

Dada la urgencia de atender este delicado tema y luego de varias peticiones de escuelas solicitándonos formación, talleres e intervenciones para la lucha contra este fenómeno, nos dedicamos a investigar sobre el tema para reunir datos y publicar una guía que actuara como herramienta para que todas aquellas personas involucradas en la educación (familias y profesorado), así como el propio alumnado, puedan comprender qué es el acoso, identificarlo a tiempo y cómo tratarlo.

Nuestra “Guía contra el Acoso sexual en las Escuelas” explica que, según la Ley General de Acceso de las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), el hostigamiento sexual es el ejercicio de poder en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor en los ámbitos laboral y escolar. Se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad de connotación lasciva, mientras que el acoso sexual es una forma de violencia, en la que si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo de poder que lleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima.

La diferencia entre hostigamiento y acoso sexual es que el primero siempre se da en una relación donde una persona tiene cierto poder sobre la otra, como de un empleador a sus empleadas/os, o un profesor hacia sus alumnas/os; mientras que en el acoso no tiene que existir una relación de subordinación institucionalizada, es decir, el acoso sexual es el que se realiza entre adolescentes.

Ambos fenómenos son los temas a tratar en nuestra guía.

Claves y medios para detectar el acoso sexual escolar

Pero dentro de un ambiente escolar, ¿cómo podríamos detectar el acoso sexual?, es decir, ¿cuáles son los signos que nos pueden alertar de que alguien, o incluso tú, estáis sufriendo estos abusos? Aunque existen muchas conductas y comportamientos dentro del acoso y el hostigamiento sexual, es importante tener en cuenta que su propósito siempre es hacer daño, intimidar, subordinar u ofender a la víctima.

Perfil de una adolescente en uniforme escolar escribiendo algo mientras la mano de un adulto le acaricia la pierna.

Por todo ello, en la guía hemos incluido algunas de las formas más comunes del acoso y hostigamiento sexual, como son:

  • Ataques verbales que pueden ser piropos, burlas, preguntas ofensivas, comentarios u opiniones no solicitadas, casi siempre sobre la apariencia física de las personas.
  • Divulgación de chismes y rumores de carácter sexual con el fin de exponer la vida privada de las personas.
  • Insinuaciones y propuestas de naturaleza sexual.
  • Llamadas telefónicas, mensajes, correos electrónicos con obscenidades.
  • Contacto físico no deseado, como tocamientos, roces, palmadas, abrazos, caricias, así como miradas y gestos lascivos y obscenos. Estas conductas pueden ser llevadas al límite, en donde los agresores pueden intentar violar a su víctima u obligarla a mantener relaciones sexuales.
  • Exhibición de material con contenido sexual o pornográfico.
  • Promesas, recompensas o amenazas que incluyen la realización o negación de favores sexuales.
  • Cualquier forma de ciberacoso —las conductas previamente señaladas, pero llevadas a cabo en las redes sociales o plataformas digitales— como el grooming (un adulto se gana la confianza de un menor y solicita favores sexuales), stalking (seguimiento obsesivo de la vida virtual de la víctima) sextorsión (chantaje o amenaza de difundir imágenes, información y/o videos sexuales de la víctima). En la guía encontrarás mucha información al respecto.

Las cifras revelan la importancia de prevenir el acoso sexual escolar

En específico, el acoso sexual en las aulas preocupa no solo por las altas cifras que presenta, sino porque la salud y la integridad de niñas, niños y adolescentes queda en manos de los adultos que integran la comunidad educativa, mismos que muchas veces son los principales agresores.

Adulto tomando de las manos a una joven que mira con cara de asco y desaprobación recargada forsozamente en un pizarrón.

Nuestra guía destaca que los centros donde más se cometen este tipo de actos son las secundarias, seguidos por las primarias, los centros de educación preescolar y por último el nivel medio superior. Es decir, quienes más desprotegidos están no son los más menores, sino quienes tienen entre 12-16 años de edad, aproximadamente. También resalta que el 70% de las víctimas son mujeres y el 94% de los agresores han sido hombres, mientras que el 54% de los agresores formaban parte del personal del centro escolar y 46% de estos actos fueron perpetuados por alumnos de los mismos planteles. Se puede afirmar que el acoso sexual tiene un claro contenido de género, fruto del machismo social que predomina no solo en nuestro país, sino en todo el mundo.

Numerosas investigaciones afirman que el acoso sexual es un fenómeno que va a afectar y a obstaculizar el proyecto educativo, teniendo un impacto negativo no solo en las víctimas, sino también en el resto de compañeros de la escuela, tal y como lo publicamos en nuestra guía. Ahí radica la importancia de este documento, el cual no solo ofrece definiciones, instrumentos jurídicos para castigar el acoso sexual y estadísticas, sino que brinda herramientas para identificar las manifestaciones del hostigamiento y medios para actuar desde todos los escenarios, ya seas parte del profesorado, del alumnado, o familiar de víctima o agresor.

Aquí  puedes descargar nuestra Guía de Acoso Sexual en las Escuelas dirigida a jóvenes, familias, profesorado y personal educativo para tratar este tema dentro de las escuelas.   Guía Acoso Sexual Escuelas

Esperamos que ésta sirva de herramienta para que, especialmente padres, madres y personal docente, se unan para trabajar y poner medios para combatir esta lacra que crea víctimas y acosadores.

Author: Maria Sofia Saucedo

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *