Soy de Chiapas y tengo 20 años. Elegí Yashué como clínica de interrupción legal del embarazo

Encontrar una clínica de interrupción legal del embarazo en DF fue fácil, ya que una amiga me recomendó la Clínica Yashué. Ella interrumpió su embarazo hace un año y todo fue bien, así que, cuando me ocurrió a mi, elegí la misma.

Me llamo Dulce y tengo 20 años. Viví en DF hasta los 12 años, pero luego nos mudamos a Chiapas, a Tuxtla Gutiérrez por motivos de trabajo de mi papá. Allí dejé amigos y familia, aunque mi vida en Chiapas está bien, estudio nutrición en la universidad y me gustaría abrir mi propia clínica en el futuro.

Hace tres meses mis amigas y yo acudimos a una fiesta universitaria, en la que conocí a un chico, con el que estoy saliendo, aunque vamos despacio en la relación por el momento. Tomo la píldora desde hace dos años, pero coincidió que olvidé la caja un fin de semana que nos fuimos de viaje, así que no la pude tomar. No me acordé si quiera en ese momento que la había olvidado, y tuvimos relaciones sexuales sin protección. Recordé la píldora una vez regresé a casa, demasiado tarde. Así que confié y mantuve la esperanza de que no pasaría nada…

Cuando no me bajaba la regla comencé a preocuparme, y confirmé que estaba embarazada cuando me hice la prueba. Enseguida platiqué con mi novio y llegamos a la conclusión de que somos muy jóvenes, llevamos poco tiempo juntos, estudiamos, y no podíamos tener al bebé con nuestras circunstancias. No era el momento, y por eso enseguida pensé en ir a una clínica de interrupción legal del embarazo.

Elegí Yashué como clínica de interrupción legal del embarazo

Tuve la suerte de saber de la clínica Yashué a través de una amiga del DF, que interrumpió allí su embarazo. Así que la llamé y ella me contó su experiencia allí. Me metí en internet para buscar teléfono, dirección, y planificar mi viaje al DF lo más rápido posible. Encontré toda la información a través del portal abortar-méxico.mx, donde pude agendar una cita a través del cuestionario de la clínica, además de comprobar que estaba muy cerca del aeropuerto y con buena combinación con el metro San Lázaro.

Enseguida contactaron conmigo para agendar la cita, y elegí la semana siguiente, así aprovechaba el viaje para visitar a mis amigas. Mi amiga, la que interrumpió su embarazo en Yashué, nos acompañó a la clínica y nos dejó dormir en su casa. La estancia en la clínica fue buena, me atendieron profesionales con mucha delicadeza y me dieron mucha confianza. Opté por el método quirúrgico, ya que iba a estar poco tiempo en DF y preferí que el proceso fuera más rápido.

Al día siguiente, acudí a la clínica para realizarme la intervención. Todo fue rápido y no me dolió una vez desperté de la anestesia. A las pocas horas me pude marchar a casa de mi amiga y descansar allí. El precio fue bueno, pues tenían descuentos para las chicas de provincia, y me salió la intervención por $ 2500, más barata de lo que yo pensaba. Pasé en el DF unos días más con mis amigas y mi novio, y volví a acudir a la clínica para hacerme la revisión.

La clínica Yashué, además de ser clínica de interrupción legal del embarazo, presta servicios de anticoncepción. Cuando les conté la causa por la que me quedé embarazada, me recomendaron ponerme otro anticonceptivo más cómodo, y opté por el implante. Cuando acudí a la clínica para hacerme la revisión dos días después de interrumpir el embarazo, me colocaron el implante anticonceptivo.

Ahora puedo estar más tranquila para prevenir el embarazo. Mi estancia en la clínica Yashué, dentro de lo que supone interrumpir el embarazo, fue agradable, porque me trataron muy bien y me sentí segura y en buenas manos.

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.