El acoso sexual en el aula en México

Mujer jóven sufriendo acoso sexual en el aula por parte de un adulto
El acoso sexual es una problemática muy común en la sociedad mexicana. Está presente en casi todos los espacios de la vida pública: el hogar, la familia, la calle, los espacios laborales y las escuelas. El acoso sexual en el aula es una problemática en aumento, sin embargo, aún es muy difícil hacerlo visible y por lo tanto generar justicia para sus víctimas y acciones para prevenirlo.

Aunque se puede acosar sexualmente a cualquier persona, debido a las creencias tradicionales sobre lo femenino y lo masculino y los roles de género es más común que las víctimas de acoso sean mujeres o personas que por su apariencia o  identidad sexual no cumplen con las expectativas de género establecidas.

El acoso sexual incluye una amplia gama de comportamientos, que muchas veces pasan inadvertidos incluso por las propias víctimas, ya que es un tipo de violencia hacia las mujeres que se ha naturalizado. Según datos de la ENDIREH en 2015 tres de cada 10 mujeres habían vivido violencia sexual por parte de agresores distintos de su pareja en distintas formas que van desde la intimidación, hasta el abuso y el acoso sexual.

¿Qué es el acoso sexual?

Dentro del acoso sexual se engloba un gran rango de comportamientos que pueden ser desde comentarios, aproximaciones o alguna atención de carácter sexual. Normalmente tienen el objetivo de hacer daño o intimidar a otra persona y hacen énfasis en elementos como la apariencia física, partes del cuerpo o la orientación sexual de la víctima.

El acoso sexual incluye conductas verbales como los mal llamados piropos; las burlas o comentarios centrados en la sexualidad o apariencia de la persona; los rumores o chismes sobre la vida sexual; las proposiciones o comentarios obscenos; las llamadas o mensajes no deseados; entre otros.

El acoso sexual contempla también acciones físicas como cualquier roce, tocamiento o aproximamiento no consensuado hasta el intento de violación o la coacción para tener relaciones sexuales. Así mismo, y sobre todo en contextos donde existen relaciones de subordinación, como puede ser el aula, las promesas o amenazas en torno a realizar favores sexuales son consideradas como acoso sexual.

Pinta con la leyenda no quiero tu piropo quiero tu respeto. Contra el acoso sexual en el aula

El acoso sexual en el aula

La escuela es un espacio que debería considerarse seguro para todos sus integrantes. Al estar presentes menores de edad, es responsabilidad de las autoridades de la institución garantizar la seguridad del alumnado. Sin embargo, en los últimos años se ha identificado el incremento del acoso sexual en el aula en México.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, de 2000 a 2013 se registró un promedio de 42 denuncias anuales por acoso sexual ante autoridades escolares. Sin embargo, de acuerdo a asociaciones civiles los casos que no se denuncian rondan los 400 anuales. Los centros donde más se cometen este tipo de actos son las secundarias, seguidos por las primarias, los centros de educación preescolar y por último el nivel medio superior.

Aunque el acoso sexual en el aula incluye un amplio rango de conductas, es muy probable que la mayoría no se considere delitos, por lo que el 61,5 por ciento de los actos que han sido denunciados sufrieron abuso sexual o violación. En estos casos el 70 por ciento de las víctimas son mujeres y el 94 por ciento de los agresores han sido hombres, por lo que se puede inferir que aún persiste la violencia sexual contra las mujeres sobre aquella que se ejerce sobre los varones.

Qué hacer ante el acoso sexual en el aula

Como se ha mencionado, las autoridades educativas son las principales responsables de garantizar la seguridad del alumnado. Sin embargo, toda la comunidad educativa debería integrarse en acciones para prevenirlo y denunciarlo.

En México tanto el acoso como el hostigamiento sexual son considerados delitos, por lo tanto no hay ninguna razón por la que tengas que soportar alguna situación que te haga sentir incómoda/o. Existen leyes que te protegen. Si tú o alguien que conoces está siendo víctima de acoso sexual en el aula te invitamos a seguir estas recomendaciones:

  • No lo mantengas en secreto, cuéntaselo a las autoridades educativas o algún adulto de confianza
  • Si eres testigo de esta situación, dirígete a la persona acosadora y hazle saber cómo se está comportando.
  • Analiza cuanto antes el incidente o aquello que está sucediendo. Toma nota de los lugares o situaciones donde hay más riesgo y evítalos. Si puedes hacer algo para ayudar a la persona acosada, hazlo.
  • Ante una situación de acoso en el aula, acude a tus familiares para que te ayuden a hablar con las autoridades escolares. Si por alguna razón prefieres hacer una denuncia anónima o tú o tus familiares desean orientación sobre cómo actuar puedes llamar a este número gratuito: 01-800-11-ACOSO (22676).

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.