Si vives en Cuautitlán Izcalli, Estado de México  y te encuentras ante la situación de un embarazo no deseado y estás pensando en la posibilidad de interrumpir tu embarazo.

Y no te ampara ninguno de los supuestos permitidos por la ley regente en el Estado de México, siempre tienes TUS OPCIONES, una posibilidad es Abortar / Interrupción legal del embarazo en una Clínica de Aborto Legal en el Distrito Federal,  donde es legal abortar hasta las 12 primeras semanas (3 meses) por voluntad de la mujer.

A continuación veras la legislación vigente sobre el aborto en  Cuautitlán Izcalli, Estado de México

 CÓDIGO PARA EL ESTADO DE MÉXICO

CAPÍTULO V

ABORTO

Art 248. Al que provoque la muerte del producto de la concepción en cualquier momento del embarazo intrauterino, se le impondrá:

I. De tres a ocho años de prisión y de cincuenta a cuatrocientos días multa, si se obra sin consentimiento de la mujer embarazada;

II. De uno a cinco años de prisión y de treinta a doscientos días multa, si se obra con el consentimiento de la mujer; y

III. De tres a ocho años de prisión y de cincuenta a trescientos días multa si se emplea violencia física o moral.

Art 249. Si el aborto lo causare un médico cirujano o partera, además de las sanciones que le correspondan conforme al anterior artículo, se le suspenderá de tres a seis años en el ejercicio de su profesión, en caso de reincidencia la suspensión será de veinte años.

Art 250. A la mujer que diere muerte al producto de su propia concepción o consintiere en que otro se la diere, se le impondrán de uno a tres años de prisión.

Si lo hiciere para ocultar su deshonra, se impondrá de seis meses a dos años de prisión.

Art 251. No es punible la muerte dada al producto de la concepción:

I. Cuando aquélla sea resultado de una acción culposa de la mujer embarazada;

II. Cuando el embarazo sea resultado de un delito de violación;

III. Cuando de no provocarse el aborto, la mujer embarazada corra peligro de muerte a juicio del médico que la asista, oyendo éste el dictamen de otro médico, siempre que esto fuere posible y no sea peligrosa la demora; y

IV. Cuando a juicio de dos médicos exista prueba suficiente para diagnosticar que el producto sufre alteraciones genéticas o congénitas que puedan dar por resultado el nacimiento de un ser con trastornos físicos o mentales graves, siempre y cuando se cuente con el consentimiento de la madre